Banner

La salud de los edificios

Correo electrónico Imprimir PDF
(6 votos)

Un continente saludable pasa por un buen contenido.

Comprueba que los materiales y mobiliario del edificio son saludables. Es decir, que son ergonómicos y que no utilizan materiales dañinos para la salud.

 

Vigila las cargas electroestáticas.

Muebles y equipamiento incorrectos pueden provocar acumulación y derivación de cargas electroestáticas, con consecuencias como los chispazos, jaquecas o la aparición de efectos no deseados en la piel.

 

Medidas de higiene.

Debes asegurar y facilitar una limpieza correcta. Evita muebles y revestimientos que acumulen polvo y ácaros o sean difíciles de limpiar.

 

Ambiente sonoro e iluminación.

Participa y reduce la contaminación acústica en el interior. Evita la contaminación lumínica controlando los puntos de luz y generando un ambiente adecuado sin dañar el medioambiente.

 

Calidad del aire.

Conseguir una ventilación correcta y procurar un buen mantenimiento del sistema de climatización influye notablemente en la salud del edificio.

 

Accesibilidad.

Un edificio saludable pasa por ofrecer una correcta accesibilidad para todos.

 

 

Detalle Edificio