Banner

Prótesis de cadera: ¿Una para toda la vida?

Correo electrónico Imprimir PDF
(27 votos)

Los fabricantes de prótesis se ven en la necesidad de desarrollar prótesis de cadera más duraderas, como consecuencia del incremento de la esperanza de vida en la población y de que cada vez haya más pacientes jóvenes que quieren mantener su nivel de actividad física (por ejemplo, quienes juegan de forma muy intensiva a deportes como el fútbol o el tenis).

 

La vida media de una prótesis de cadera es de unos 10 años. Entre los factores que la condicionan destaca el tipo de material con el que están fabricadas y la actividad que realice el paciente.

El 10% de las prótesis de cadera sufre algún fallo durante su vida útil debido a alguna de estas causas: desgaste de los componentes, aflojamiento o fallo de la fijación al hueso, y luxación o rotura de los compnentes de los que está fabricada.

El Instituto de Biomecánica (IBV) lleva años trabajando en el campo de la tecnología sanitaria con el objetivo de prolongar la vida útil de las prótesis para que sean más duraderas, se fijen mejor al hueso y eviten posibles luxaciones. La última generación de prótesis cerámicas se desgasta hasta 60 veces menos que los polímeros estándar, si bien estos últimos son menos frágiles. Gracias a las investigaciones realizadas los últimos años se han desarrollado nuevos materiales porosos de recubrimiento que incrementan hasta un 70% la resistencia de la unión de la prótesis al hueso y diseños de los componentes protésicos que permiten a las prótesis aguantar cargas hasta 5 veces superiores a las fisiológicas sin romperse ni luxarse.

 

IBV Infografía Prótesis Cadera