Banner

Cómo seleccionar el calzado más seguro para nuestro entorno laboral

Correo electrónico Imprimir PDF
(6 votos)

Trabajando seguro

A la hora de seleccionar el calzado más seguro y adecuado para nuestro entorno laboral, debemos tener en cuenta cuatro elementos fundamentales:

  1. AJUSTE: La adaptación del calzado a la forma y las dimensiones funcionales de los pies.

  2. AMORTIGUACIÓN: La capacidad del calzado para amortiguar los impactos del pie con el suelo.

  3. ADAPTACIÓN: La adaptación del calzado a los movimientos realizados por el pie y el tobillo.

  4. ROZAMIENTO: Entre la suela y las superficies, y la suela y nuestros pies.

En lo que respecta al AJUSTE, considera:

  • Tu zapato o bota de tener un buen ajuste a tu pie para que estés cómodo y seguro.

  • Tu pie puede verse sometido a variaciones durante la jornada laboral que afectan a sus dimensiones. Estas variaciones oscilan entre el 4% en volumen y el 2% en longitud. Tenlo en cuenta cuando vayas a probártelos.

  • Debe haber espacio para los dedos. Lo mejor es que elijas calzado con un diseño redondeado en los planos lateral y horizontal.

  • Fíjate en el espacio residual que debe quedar entre la protección y los dedos. En función de los números/tallas del calzado, este espacio rondará los 12,5 mm (talla 36 e inferiores) y los 15 mm (talla 45 y superiores).

  • Mira que el zapato o bota tenga un buen ajuste en la parte más ancha del pie y en el empeine para evitar que mientras andamos o bajamos alguna rampa el pie se nos deslice hacia delante, lo que puede ocasionarnos lesiones en los dedos y uñas.

  • De igual modo, la bota o zapato que elijamos debe tener un buen ajuste trasero. Recuerda que la altura de los tobillos es diferente en cada pie. Evita las rozaduras en ambos.

  • También presta atención al diseño de la plantilla y la entresuela. Deben permitir acomodar el pie y mantenerlo en su posición dentro del calzado.

  • Procura que puedas doblar la puntera más de lo habitual. Un ángulo de 14 grados puede prevenir tropiezos en terrenos con obstáculos.

En cuanto a la AMORTIGUACIÓN, ten en cuenta lo siguiente:

  • Las vibraciones transmitidas a tus pies, ya sea al andar o provocadas por maquinaria industrial, pueden afectarte negativamente si son prolongadas o demasiado fuertes.

  • Normalmente, las lesiones se originan al andar por terrenos duros e irregulares y, en ocasiones, cuando llevas peso.

  • Los mayores impactos se dan en la región del talón. Procura que el zapato o bota que elijas tenga en cuenta este aspecto.

Sobre la ADAPTACIÓN, ten en consideración:

  • Tu zapato o bota para trabajar puede llevar elementos recomendados en el calzado para actividades al aire libre, como los sistemas de abrochamiento alto sobre el empeine y la espinilla, los ajustes dinámicos sobre el empeine, los elementos de estabilidad del tobillo y del retropié y el alojamiento del talón. De esta manera te ajustarán mejor.

  • Las zonas más difíciles de lograr flexibilidad son las del antepié y la planta. Recuerda que los calzados inyectados y vulcanizados son los más flexibles; los cosidos son generalmente un 20-30% más rígidos al doblarse. También ten en cuenta que el calzado con suelas apenas o nada flexibles (como los zuecos) deben ser cómodos y preferiblemente atados por el talón.

  • La adaptación a la planta es muy importante, sobre todo en trabajos en los que estaremos mucho tiempo de pie (dependientes, cajeros, etc.). En este sentido, el calzado que elijas debería tener un asiento adecuado para el talón, un soporte de arco interno y una barra de agarre para los dedos. Debemos considerar:

    • Si tu trabajo requiere recorrer ciertas distancias caminando, el zapato o bota elegida debería incluir un soporte de arco longitudinal en un material no rígido.

    • Por el contrario, si trabajas mucho tiempo de pie, la rigidez del soporte debe ser mayor para prevenir el hundimiento del arco longitudinal interno del pie y la fatiga de los músculos.

En lo que se refiere al ROZAMIENTO, destacar:

  • Rozamiento externo (entre la suela y el terreno):

    • E espesor de la suela varía, según lleve tacos o no. Si lleva tacos debe disponer de relieves. Según el material con que esté fabricada, el espesor de la suela varía:

      • Calzados inyectados y vulcanizados, espesor mínimo 4 mm hasta la base del relieve. Altura del relieve: 2.5 mm.

      • Suelas multicapa, espesor mínimo 4 mm. hasta la base del relieve. Altura del relieve: 2.5 mm.

      • Suelas de caucho y poliuretanos, espesor mínimo 6 mm. Altura del relieve: 4 mm.

    • En los casos de suelas sin relieve, el espesor de la suela debe ser, mínimo, de unos 6 mm.

  • Rozamiento interno (entre la suela y nuestro pie):

    • Procura que el material del interior sea de baja fricción, con un acabado suave y sin costuras ni bordes duros.

    • Las plantillas te ayudarán a mantener el pie en su sitio.