Banner

Calzado para fuerzas de seguridad

Correo electrónico Imprimir PDF
(8 votos)
En el caso de las fuerzas de seguridad las actividades realizadas varían considerablemente dependiendo del puesto. Se requiere un calzado que se adapte al movimiento del pie al caminar, correr, conducir o realizar determinadas posturas forzadas (rodillas, cuclillas).
Además de las recomendaciones generales, este puesto de trabajo reúne determinadas características específicas que deben ser tenidas en cuenta a la hora de seleccionar el calzado, como son:
  • Un ajuste variable facilitará la adaptación del calzado a los distintos tipos de pies.
  • Comprobar que el zapato no produce molestias en los laterales del tobillo o en el talón, en la zona del tendón de Aquiles.
  • En general en este tipo de actividades es importante proteger el tobillo, por lo que el botín o bota de media caña es el calzado más indicado.
  • Deben evitarse las suelas demasiado duras o rígidas que, además de resultar poco flexibles, disminuyen la amortiguación de los impactos y acaban por producir molestias en el talón.
  • Deben evitarse las suelas completamente lisas.
  • Una plantilla que incorpore una inserción de material viscoelástico en la zona del talón reducirá los impactos que se producen en determinadas actividades como saltar o correr, evitando sobrecargas en esta zona así como molestias en la espalda.
  • En determinados puestos se precisan elementos de protección en el calzado: suela antiperforante, puntera reforzada y materiales ignífugos.
Fuente: Guía de recomendaciones para la selección de calzado laboral ergonómico. IBV.