Banner

Consejos al profesional sanitario para elegir calzado

Correo electrónico Imprimir PDF
(0 votos)
En el ámbito sanitario los profesionales realizan desplazamientos continuos, tránsito por escaleras y, en determinados puestos, el transporte de cargas o pacientes. Otros puestos implican largos períodos de permanencia en pie, lo que supone la aparición de molestias en la planta del pie y en la espalda, sobrecarga de la planta del pie, además de hinchazón y fatiga en los pies.
Además de las recomendaciones generales, este ámbito laboral reúne determinadas características específicas que deben ser tenidas en cuenta a la hora de seleccionar el calzado.
  • Se recomiendan diferentes diseños según el tipo de actividad:
    • Si no hay manipulación de cargas se puede utilizar un zueco abierto que debe llevar una tira posterior para asegurar la estabilidad y mejorar la amortiguación de impactos.
    • Con manipulación de cargas un calzado cerrado permitirá mayor estabilidad y protección del pie.
  • Los desplazamientos continuos precisan un calzado estable, sujeción y ajuste del pie, lo que requiere una buena adaptación del calzado a la forma y movimientos del pie.
  • El calzado abierto por detrás suele presentar cierta inestabilidad y en algunos casos destalonamiento. Si el zueco incorpora una tira posterior que sujete el calzado al tobillo contribuirá a disminuir el desplazamiento relativo entre el pie y el zueco y reducirá las presiones en el talón, evitando la aparición de durezas.
  • Se recomienda que la anchura posterior del calzado y la del tacón en contacto con el suelo sean iguales para proporcionar una base estable, evitando siempre los tacones altos y estrechos.
  • La zona de apoyo del talón debe contar con una cazoleta que lo recoja para mejorar la estabilidad y el asentamiento del pie en los zuecos, disminuir el destalonamiento y mejorar la amortiguación de los impactos en el talón. De este modo se pueden reducir las molestias de espalda.
  • Se aconseja el empleo de zuecos de goma o con pieles hidrófugas para que sean resistentes a la presencia de contaminantes.
  • En relación a la fricción, deben existir dibujos en el tacón y la puntera de la suela para permitir la evacuación de contaminantes, evitando resbalones y facilitando la impulsión.