Banner

Elegir calzado para trabajar en la hostelería

Correo electrónico Imprimir PDF
(7 votos)
Los empleados en este sector a menudo llevan el calzado muchas horas a lo largo del día. En determinados puestos (empleados de cocina o tras un mostrador) se dan largos períodos de permanencia en pie que tienen como consecuencia la aparición de molestias en la espalda y sobrecarga de la planta del pie, hinchazón y fatiga.
Por este motivo ofrecemos a continuación determinadas características específicas que deben ser tenidas en cuenta a la hora de seleccionar el calzado.
  • Los movimientos continuos y el cambio de forma y volumen del pie a lo largo de la jornada laboral requieren una buena adaptación del calzado. Para ello conviene que la horma del calzado sea generosa. Un ajuste variable, tipo acordonado o elástico, y un material de corte flexible facilitarán la adaptación del calzado a los distintos tipos de pies.
  • Las condiciones de trabajo requieren de una buena estabilidad.
  • Para abordar los frecuentes problemas de fricción y acumulación de restos en la suela, se recomiendan los pisos sintéticos con un relieve superficial que mejorará la adherencia al pavimento.
  • El calzado debe ser muy flexible para adaptarse a los movimientos del pie desde el primer día y evitar que la fatiga aumente.
  • Es necesaria una buena capacidad de amortiguación de impactos y de distribución de las presiones en la planta del pie con el fin de reducir las sobrecargas del pie y las molestias en la espalda habituales entre el personal hostelería.
  • Los materiales han de ser resistentes para soportar el deterioro causado por los contaminantes. Se recomienda un corte liso con pocas costuras para mejorar la limpieza del calzado. Para determinados puestos, como los cocineros, el empleo de los zuecos de goma está muy extendido debido a su facilidad de limpieza.
Fuente: Guía de recomendaciones para la selección de calzado laboral ergonómico. IBV.