Trabajo y embarazo

Trabajo
Imprimir
(12 votos)

Efectos sobre la madre y el feto

La proporción de mujeres que trabajan y que lo continúan haciendo durante el embarazo va en aumento. Para una mujer, el trabajo puede afectar al proceso reproductivo. Si estás embarazada, ten en cuenta que el desempeño de tu actividad laboral puede afectarte a ti y al feto. Por eso, es muy importante que sepas lo que supone ir a trabajar embarazada. De todas maneras, el consejo profesional médico es el que debe primar en todas las actividades que lleves a cabo durante el embarazo.

Los efectos del trabajo sobre la madre

La mujer embarazada suele ser más sensible a varios factores de riesgo laboral que sus compañeros varones o mujeres no gestantes, incluyendo la exposición a agentes físicos, químicos, biológicos y otras condiciones de trabajo.

Los factores relacionados con la ergonomía pueden tener efectos adversos durante la gestación. Estos riesgos pueden venir por culpa del trabajo pesado, las posturas inadecuadas y determinadas condiciones del entorno y de la organización del trabajo. Todos ellos pueden tener consecuencias negativas tanto para la madre como para el feto.

Si estás embarazada, el trabajo físico puede provocarte diversas disfunciones en tu cuerpo. Estas son algunas de las más corrientes:

Los efectos en el feto

Si realizas trabajo físico pesado (llevar cargas pesadas y/o repetitivas, mucho esfuerzo físico, tienes que inclinarte muchas veces o estar en cuclillas, etc.), estás mucho tiempo de pie y realizas un horario laboral excesivo, el feto corre riesgos tales como: